Balcones de la Villa

EN MOMBELTRAN »

Castillo de los Duques de Alburquerque: Se empezó su construcción en el año de 1470. Su planta es un cuadrado, con cuatro cubos a sus ángulos, antemuro ciñéndolo en escarpa y foso; todo de piedra berroqueña. El interior se rehizo por completo en el siglo XVIII.

Iglesia Parroquial de San Juan Bautista: La iglesia parroquial es gótica, de los siglos XIV y XV. Fue declarada Monumento histórico-artístico en 1982. Posee dos altares de cerámica y tres rejas góticas.

Hospital de San Andrés: En la plaza Corredera, donde hasta hace bien poco se celebraban corridas de toros, puede verse este antiguo hospital de San Andrés, fundado en 1517 y construido en el siglo XVI. Su patio se reedificó en el año 1797.

Merece también la pena visitar la Picota o Rollo, símbolo de la Justicia en la Villa medieval, situada en las afueras del pueblo, así como el conjunto general de sus calles y plazas con fachadas antiguas adornadas con escudos. Conserva de la época varias viviendas-palacios que tienen escudos o blasones en sus fachadas correspondientes a sus antiguos moradores. De hecho, el escudo que se ve en la escalera de la casa apareció bajo el cemento que cubría toda la fachada.

FIESTAS: Se celebran a lo largo del año tres fiestas en la Villa:

Fiestas de San Blas (3 de febrero) y de San Pedro Bautista (5 de febrero): del 2 al 5 de febrero.

El día 5 de febrero, al atardecer, se celebra el tradicional Vítor que consiste en recorrer a caballo las principales calles del pueblo cantando loores al Santo.

LA MONDA se celebra el lunes después del domingo de resurrección. Consiste en preparar unas inmensas tortillas y meterlas en un gran pan, una para cada uno (el tamaño de la tortilla está directamente relacionado con la edad y apetito del comensal) se adereza la monda con una gran limonada la cual se porta en pequeñas calabazas huecas, todo el pueblo sale al campo a comer la monda.

Fiestas en honor a la Patrona de la Villa, Nuestra Señora de la Puebla (día 2 de julio), del 1 al 15 de julio.

Ferias y Fiestas en honor de la Asunción (15 de agosto) y al Patrón de la Villa, San Roque, (día 16 de agosto), del 14 al 20 de agosto.

Durante las fiestas de julio y agosto se celebran las procesiones, pasacalles y verbenas públicas en la Alameda de la Soledad todos los días. Asimismo se celebran festejos taurinos en una plaza portátil que se instala al efecto. El día 20 de agosto, con el final de las Fiestas, se ofrece gratuitamente, a todos los asistentes, una típica caldereta con la carne de los novillos lidiados el día anterior.

EN LOS ALREDEDORES:

EL PUERTO DEL PICO POR LA CALZADA ROMANA

A medida que se sube hacia Cuevas del Valle se vislumbra entre los bancales, donde comparten terreno olivos, viñas e higueras, algunos tramos de la milenaria calzada que zigzaguea hacia el puerto del Pico. La calzada es, desde el Medievo, paso del ganado trashumante, y el mirador, a la izquierda de la carretera que sube desde Cuevas hasta el Puerto del Pico.

CUEVAS DEL VALLE

Cuevas es, probablemente, el único de los cinco pueblos de la comarca que mejor conserva su viejo caserío. Se aconseja el paseo por las calles de los Soportales, del Ayuntamiento Viejo o Real, en ellas aún se respiran los aires de otros tiempos. Muy recomendable resulta el artesonado mudéjar de la ermita de la Virgen de las Angustias, patrona de Cuevas, cuyos festejos se celebran la segunda semana de febrero.

VILLAREJO DEL VALLE

En la villa, además de poder disfrutar de su espléndido entorno natural y admirar sus magníficos paisajes con recoletos rincones, abundante arboleda y riscos escarpados, se puede visitar entre otros monumentos, su iglesia gótica del siglo XVI , la calzada romana, un pequeño puente de estilo gótico, la ermita de San Antón, la ermita de La Virgen de La Gracia, patrona de la villa; el monumento al macho montés y el rollo.

En Villarejo, tienen fama sus capeas y su coto de cabra montés.

Sus fiestas principales son San Bartolomé, el 24 de agosto y la Virgen de Gracia del 5 al 11 de septiembre.

Imprescindible la visita a la piscina natural de Vitillo: 667981270

SAN ESTEBAN DEL VALLE

Esta localidad se sitúa al pie del puerto de Serranillos, y desde aquí parten seis rutas cicloturistas.

Hacia el 5 de febrero, no debe perderse Las Luminarias que, tradicionalmente, se encienden en honor de San Pedro Bautista. Y en cuestión gastronómica, lo más típico es el cabrito y el cordero.

SANTA CRUZ DEL VALLE

Bellos testimonios de arquitectura popular adaptada al clima y al paisaje. Plaza soportolada y balconadas de madera. Bonitos murales pictóricos en las fachadas de sus casas, mini-zoo, rincones típicos y vistas panorámicas. Sus fiestas: Cristo Arrodillado del 3 al 9 de agosto y las Fiestas de la Cruz, del 13 al 17 de septiembre.

ARENAS DE SAN PEDRO

Es la capital de la comarca, y goza de un destacado pasado histórico. Sus barrios más destacados son el barrio de la Fuente Arriba, o antiguo barrio judío y el barrio del Canchal, antiguo barrio árabe.

El conocido como Puente Romano es, en realidad, un puente del siglo XVI. Es aquí donde los señores de la Villa cobraban los derechos de portazgo.

En el castillo del Condestable Dávalos es posible realizar una visita guiada. Para ello hay que contactar con el Ayuntamiento de Arenas en el 920.370.005

El Santuario de San Pedro de Alcántara es una muestra del neoclásico abulense. Se construyó en gran parte, en el siglo XVIII. El interior fue decorado por Sabatini. En la actualidad cuenta con un Museo Sacro.

La parroquia de Nuestra Señora del Pilar, de estilo gótico, y torre es renacentista es otra visita aconsejable.

CANDELEDA

Su particular emplazamiento le otorga un microclima con exuberante flora, donde se dan cultivos como el kiwi y el naranjo. Imprescindibles sus parajes y arboledas, sus gargantas, arroyos y manantiales, por los picachos y roquedales de la sierra y por sus tradiciones. Se visitar un castro celta en El Raso, a 12 Km.

PEDRO BERNARDO

Pedro Bernardo es “El Balcón del Tiétar” posee su bello casco antiguo, excelente muestra de arquitectura popular de la zona.